Antoine Favre, Sam McCrary y Lucy Budahl comparten sus historias sobre cómo la atención (o la falta de ella) ha afectado sus vidas, la capacidad de cuidar a sus seres queridos, cocinar comidas, mantener limpias sus áreas de vida y mantener la dignidad y la movilidad.